Abogados y Economistas

02·11·2011

La Reforma de la Ley Concursal

Actualidad Grupo Gispert - Pau Ballvé i Reyes

El Congreso ha aprobado recientemente la reforma de la ley concursal del año 2003. La nueva ley entra en vigor el uno de enero y se trata de una reforma largamente esperada por numerosos profesionales del derecho, asociaciones empresariales y entidades financieras. Estos colectivos han dado la bienvenida a la reforma de una ley que ha agilizado las antiguas suspensiones de pagos, pero que se había quedado anticuada frente a la actual realidad económica.

Otras críticas argumentan que la ley exige demasiados trámites, que impedirán conseguir la agilidad pretendida en esta fase preconcursal. Seguramente la voluntad del legislador era acortar  plazos pero en general se incrementarán, al conceder a los acreedores mayores oportunidades de comunicar su crédito y de impugnar su reconocimiento, lo que implicará más notificaciones y escritos. Creo que las novedades en este campo no responden tanto a la voluntad de proteger al proveedor como a la de facilitar a Hacienda el reconocimiento de deudas no comunicadas inicialmente.

En donde creemos que realmente se ha perdido una gran oportunidad es en la regulación de la declaración de concurso de las personas físicas. Tal y como está planteada en la ley nueva y en la de 2003, no aporta ninguna solución económica, pero provoca costosas tramitaciones judiciales que no conducen a nada, ya que el concurso personal no para la ejecución hipotecaria. El Senado aprobó una reforma para desjudicializar los concursos de personas físicas mediante un procedimiento notarial, pero resultó revocada por el Congreso.

Pau Ballvé,

Grup Gispert Abogados y Economistas