Abogados y Economistas

23·09·2012

Condicionantes para la subrogación de alquileres de renta antigua

El Economista -

 

El Tribunal Supremo ha establecido en una sentencia publicada el pasado 30 de mayo que el conocimiento que el arrendador tenga del fallecimiento del inquilino y de que la vivienda la ocupaba un familiar (con derecho a subrogación) no supone un consentimiento tácito a la continuación del contrato, incluso aunque éste se firmara bajo la ley del año 1964.

El tribunal considera que para que la subrogación sea válida debe atenerse a los requisitos de la ley de 1994: comunicación por escrito dentro del plazo de tres meses desde la muerte del arrendatario e identificación de la persona con voluntad de subrogarse.