Advocats i Economistes

18·05·2015

La regularización de las viviendas turísticas en Barcelona

Grupo Gispert - Eva Mercadé i Soler

El pasado 19 de marzo, la comisión municipal de hábitat urbano de Barcelona retiró de la orden del día la aprobación del plan especial urbanístico de regulación de las viviendas de uso turístico, cumpliéndose un año desde que el Ayuntamiento de Barcelona suspendiese la concesión de licencias y dejando en el aire el proyecto del actual gobierno municipal, que deberá ser aprobado por el próximo gobierno tras las próximas elecciones.

Al parecer, la fuerte conflictividad que se produjo el verano pasado en varios barrios de la ciudad no ha servido como incentivo para impulsar una regulación definitiva del problema y, por ello, actualmente, nos encontramos en una situación intermedia en la que se suceden los rumores, noticias, proyectos sin que, de momento, ninguno se traduzca en una normativa municipal que permita dar luz a la situación.  

La falta de una regulación específica provoca una situación de inseguridad, por un lado, para los arrendadores que actualmente poseen licencias de viviendas de uso turístico y para los empresarios que estén pensando en iniciarse en el sector, ya que el cambio de normativa puede afectar a sus licencias o a la forma en que se ha de enfocar el negocio y; por otro lado, para los vecinos, ante la llegada de la nueva temporada alta del turismo y la posibilidad de que se vuelvan a repetir las situaciones de los años anteriores. Lo único que está claro es que la concesión de licencias está suspendida hasta octubre de 2016 en toda la ciudad o hasta que se apruebe el nuevo Plan si se hace antes de este plazo.

Sin embargo, parece evidente que la nueva regulación endurecerá las condiciones para adquirir las licencias e impondrá un control más elevado de la actividad. En este sentido, tras la tensión social vivida el verano pasado, se limitaran las licencias en toda Barcelona y se exigirán más requisitos para la obtención de licencias en los barrios con más turismo de este tipo como son Ciutat Vella, Gracia o Poble Sec. Con estas nuevas medidas, se marcará el número máximo de viviendas de uso turístico por zona y, de acuerdo con el actual proyecto, se pretende condicionar el acceso a las licencias para aquellos edificios que únicamente estén constituidos por pisos destinados al mismo fin o en los que no haya ninguna vivienda principal.

El caso de Ciutat Vella que actualmente se regula por un Plan de Usos propio del distrito, ejemplifica como puede ser la nueva normativa. Este Plan establece que las licencias para viviendas de uso turístico que no se agrupen en edificios únicamente destinados a este tipo de viviendas o en edificios sin viviendas habituales se extinguirán en el período de seis años desde la entrada en vigor del Plan, por lo tanto, las licencias que no cumplan con esto en el 2019, se perderán. 

Por último, sería consecuente también, y así consta en el informe que realizó el Ayuntamiento en mayo de 2014, imponer un sistema de sanciones para aquellos que no cumplan con los requisitos para tener licencias y, evidentemente, para todos aquellos que alquilen sus apartamentos sin tener licencia alguna. Para ello, se debería implantar un sistema de control activo sobre las licencias concedidas y para los apartamentos donde pueda haber una vivienda de uso turístico sin licencia.

En definitiva, es conveniente que se regule este sector a efectos de clarificar a los empresarios cuáles son los requisitos que han de cumplir. Sin embargo, parece bastante claro que en cuanto se concrete la nueva normativa será más difícil la obtención de licencias, y podrá suponer la pérdida de muchos permisos, con la consecuente pérdida del negocio, en función de la medida final que se implante y si no se cumplen los requisitos exigidos, como es el caso de Ciutat Vella.    

Lógicamente se deberá regular un régimen transitorio pues atenta a la más elementar seguridad jurídica la revocación de licencias que han sido concedidas de acuerdo con la legalidad vigente en el momento de su concesión.

Para todo ello deberemos esperar a que el Ayuntamiento finalmente defina los parámetros de la nueva normativa, los requisitos para la obtención de licencias y el régimen transitorio para aquellas licencias que no se ajusten a la nueva regulación.

La teva privacitat és important per a nosaltres

Utilitzem cookies en el nostre lloc web per personalitzar contingut, o analitzar el nostre trànsit. Fent clic consenteixes l'ús d'aquesta tecnologia al nostre web. Pots canviar d'opinió i personalitzar el teu consentiment sempre que vulguis
Política de privacitat