Abogados y Economistas

Planificación sucesoria y protocolo familiar

Se estima que, en España, más de 1 millón de empresas son familiares. De este dato se desprende la importancia que las empresas sostenidas por distintas generaciones de una misma familia tienen en el tejido empresarial español y, por tanto, la necesidad de que su gestión se haga de una forma eficaz y sostenible. 

Si algo caracteriza a la empresa familiar es que a veces los factores personales, derivados de los lazos familiares, tienen mayor peso que los estrictamente corporativos. Esto obliga a enfocar la gestión de las compañías familiares desde una visión multidisciplinar, que no solo integre los ámbitos propios de la empresa, sino también un análisis de los condicionantes de Derecho Civil que le afectan.

En Grupo Gispert llevamos casi ocho décadas trabajando con empresas familiares,  gracias al equilibrio entre el conocimiento técnico en materia mercantil, fiscal o laboral, con una especialización en Derecho Civil y sus concretas particularidades. Asesoramos a empresas familiares en su planificación y gestión recurrente, así como en los conflictos que puedan surgir en caso de sucesión. Siempre buscando el equilibrio entre los intereses de la compañía y una toma de decisiones serena que no afecte la estabilidad de la familia.

Servicios:

  • Planificación de la sucesión
  • Adecuación de Estatutos Sociales, Pactos de Socios, y Órganos de Gobierno
  • Buen gobierno
  • Pactos sucesoriosMediación familiar
  • Protocolos familiares
  • Reorganización del patrimonio familiar
  • Reestructuración
  • Patrimonios extranjeros y legados transnacionales
  • Asesoramiento en cuestiones sucesorias y su impacto fiscal
  • Fórmulas de retribución

Fiscal:

  • Análisis de mecanismos de obtención de liquidez
  • Asesoramiento en estrategias de protección del patrimonio empresarial y familiar
  • Planificación fiscal de la transmisión, tanto inter vivos como mortis causa

 

Si algo caracteriza a la empresa familiar es que a veces los factores personales, derivados de los lazos familiares, tienen mayor peso que los estrictamente corporativos.